top of page

Café Racer, los "Rockers" y los "Ton-Up Boys"

NORTON Commando, 1969

El término “café racer” forma parte del argot motociclista y sus orígenes se remontan a los años 60 en Inglaterra. En la posguerra, las dificultades económicas de los ingleses medios llevaron a la popularización de la motocicleta como medio de transporte utilitario, sin embargo, a finales de los años 50, la realidad ya se recuperaba y el uso del automóvil se había impuesto. como un utilitario familiar, la consecuencia fue un cambio de paradigma en cuanto al tipo de usuario y uso de las motocicletas.



VINCENT

Desde principios de los años 60, andar en motocicleta se ha convertido en un símbolo de estatus y rebeldía en detrimento de la imagen anterior de incapacidad económica para adquirir un automóvil. Fue en este contexto que nacieron las comunidades “Rocker” y “Ton-Up Boys”, reuniéndose en los cafés más populares, históricamente el “Busy Bee” y el “Ace Café”, generando disputas entre ellos, la necesidad de mejores servicios para hacer una buena aparición en las escaramuzas llevaron a mejoras y las motos mejoradas pasaron a ser apodadas "Café Racer".



PUB


De izquierda a derecha, de arriba a abajo: TRITON, NORVIN, NORTON, TRITON, TRITON y NORVIN

Las motos se aligeraron mínimamente, mejoraron en términos de rendimiento del motor y del chasis a expensas de la comodidad. La estética, los avances, las estriberas traseras, los depósitos alargados, los asientos de competición y en ocasiones semicarenados o incluso carenados completos, tenían una clara inspiración en las motos de competición de la época. Los logros más radicales fueron los híbridos, uniendo partes de diferentes motocicletas para lograr un mejor resultado, por ejemplo: ¡la TRITON (moto TRIUMPH con motor NORTON) o NORVIN (moto NORTON con motor VINCENT)! En 1973, Wallace Wyss escribió que el término “Café Racer” se usaba en Europa para describir a “alguien que poseía una motocicleta con aspecto de carrera, normalmente estacionada cerca de su mesa en la explanada del café local”.


TRITON


Una de las características esenciales en una “Café Racer” de aquella época era que alcanzaba las 100 mph (unos 160 km/h), a esta actuación se le llama “ton”, de ahí el nombre “Ton-Up Boys” que hacía referencia a los usuarios y/o preparadores de los mismos. Cuenta la leyenda que una de las “habilidades” que definían a un usuario, consistía en poner un sencillo a sonar en la “jukebox”, subirse a la moto y hacer un recorrido determinado regresando antes de que terminara de sonar el disco! Los “Rockers” escuchaban “rock and roll”, vestían chaquetas de cuero negro, botas de moto y un peinado “copete” o “rockabilly”, estilo que inspiró a varios personajes de películas como Marlon Brando en “The wild one”. Al mismo tiempo, a diferencia del “Rocker”, en Londres nació la cultura “Mod”, de la que hablaremos en un próximo post.


La influencia en la industria


La gran adherencia y popularidad de este estilo influenció a los fabricantes de motocicletas de dos formas distintas, conduciendo inicialmente a la producción en serie de modelos cada vez más deportivos y posteriormente a la creación de neoclásicos que apelan a la estética de los años 60/70 en detrimento de las prestaciones. Las “Café Racer” que eran sinónimo de prestaciones y estilo, ahora son sinónimo de estilo, a menudo también de prestaciones, ¡“vintage”! El gusto por el concepto hace que surjan muchos profesionales o aficionados que se dedican a la transformación/reciclado de motos con pocos años, para dar lugar a sugerentes realizaciones que muchas veces resultan muy atractivas. Al mismo tiempo, aparecieron productos en la industria de accesorios, llantas, espejos, faros, etc., para atender esta demanda.

PUB


コメント


bottom of page